Decir adiós al estrés oxidativo es muy importante, y te contamos por qué

Aunque no lo veamos, a diario, nuestra piel está expuesta a factores externos que provocan la oxidación de las células y generan radicales libres, como la polución, los rayos UVA del sol, el estrés, el humo del tabaco, los cambios de temperatura… Estas situaciones o ambientes dañinos son los culpables de la destrucción del colágeno y la elastina de nuestra piel, y como consecuencia, podemos caer en pérdida de elasticidad y firmeza, aparecen líneas de expresión, manchas, y… cómo no, el temido envejecimiento. 

¿Entonces, cuál es la clave en la lucha contra los radicales libres?

Para frenar la lucha contra el proceso oxidativo y la acción de los radicales libres, los antioxidantes son poderosas sustancias que protegen las células del rostro de la acción de estos.

A continuación, te mostramos las claves en la lucha contra los radicales libres gracias a los antioxidantes.

1. La alimentación: Una alimentación saludable rica en antioxidantes favorecerá nuestra piel mediante la creación de sustancias que nos servirán de barrera y protegerán contra estas sustancias dañinas.

A continuación, te dejamos una breve guía con algunos de los principales alimentos ricos en antioxidantes que debes incluir en tu dieta para una mayor protección de tu piel:

  • Brócoli: Alberga propiedades anticancerígenas gracias al sulfofano. Posee un gran contenido en vitaminas y minerales y es una fuente importante de fibra.
  • Chocolate negro: El chocolate con un porcentaje elevado de cacao, superior al 70% de cacao, contiene importantes antioxidantes que nos ayudan a librarnos de los radicales libres, y posee grasas saludables. Además, facilita la producción de endorfinas.
  • Alcachofas: Además de propiedades antioxidantes gracias a la presencia de fitonutirentes y polifenoles, posee propiedades diuréticas, ayudan a combatir los triglicéridos y regulan el colesterol. Asimismo, contienen propiedades digestivas que minimizan el impacto de enfermedades como el reuma o la producción de cálculos biliares.

  • Tomate: Combate el envejecimiento gracias a sus propiedades antioxidantes en sustancias como el licopeno, capaz de reducir el colesterol, la hipertensión y producir un efecto antitrombótico.
  • Canela: Además de ser una especia dulce y sabrosa, cuenta con propiedades antifúngicas y favorece la digestión. Es una gran fuente antioxidante, favoreciendo la protección contra el cáncer colorrectal. Adicionalmente, es una fuente importante de calcio.
  • Té verde: Posee un elevado contenido de polifenoles que contribuye, junto a otras sustancias, a incrementar los niveles de oxidación de la grasa. Ayuda a prevenir el daño celular. También cuenta con efectos anticancerígenos.

2. Los dos ingredientes clave en tu rutina de belleza: Dos antioxidantes fundamentales que deberías incluir en tu rutina diaria para defender la piel del envejecimiento cronológico y del inducido por la radiación solar conservando su aspecto juvenil y sano por más tiempo son la Coenzima Q10 y la Vitamina C.

  • Coenzima  Q10: Se  ha  comprobado  que,  con  el  envejecimiento,  se  reduce  la  cantidad  de  coenzima  Q10. Además de su función antioxidante, la coenzima Q10 es crucial para la obtención de energía por las células, y  la  reducción  de  sus  niveles  con  los  años,  puede  estar  detrás  de la  reducción  en  la  eficiencia  del metabolismo energético. Sus principales beneficios para la piel es el retraso del envejecimiento prematuro, al actuar como un antioxidante, haciendo frente al daño oxidativo que provoca el sol. Además, estimula la producción de colágeno y elastina, mejora la hidratación y ayuda a unificar el tono de la piel. En definitiva, es un buen activo para proteger y tratar la piel del envejecimiento.
  • Vitamina C: Cada vez escuchamos más la palabra ‘Vitamina C’, y es que esta se ha convertido en uno de los productos más top en el mundo de la cosmética. Es cierto que, siempre será necesario el uso de un protector solar para evitar todos los daños que puede causar nuestro querido sol, sin embargo, siempre puedes complementar tus rutinas faciales con un pequeño aporte de vitamina C, la cual ayudará a suavizar las marcas en la piel, al igual que reduce la cantidad a producir de melanina. Esta actúa aportando firmeza, elasticidad y regeneración, consiguiendo así un aspecto más luminoso y revitalizado.
¿Nuestro consejo? Utiliza un sérum antioxidante en tu rutina diaria

Con el Sérum Alta Eficacia Restaurador de la línea Antioxidante de Atashi Cellular Cosmetics, tendrás tu reserva antioxidante natural diaria.

Estamos hablando de un fluido de alta eficacia de textura suave y aterciopelada que frena y repara el envejecimiento inducido por la radiación y la polución gracias a las las células nativas de Uva negra de Borgoña y de Arándano rojo, que potencian la respuesta celular antioxidante que llega a las células madre epidérmicas, las llena de vitalidad, las reparan y las regeneran frente al estrés generado por radiación UV y el daño oxidativo de la radiación IRA que antes mencionábamos.

¿Cuáles son sus numerosos beneficios?

  • Frena la destrucción del colágeno y la elastina y previene el deterioro de la dermis.
  • Ejerce un 40% de acción antioxidante eliminando los daños producidos por la polución durante tres años.
  • Protege el ADN celular.
  • Mejoran la luminosidad, disminuyen las arrugas y la piel está más firme, más elástica y más hidratada.
  • Aporta una profunda sensación de hidratación y suavidad a tu piel.
  • Reduce la inflamación crónica, calma instantáneamente las pieles sensibles, reactivas y atópicas, aliviando sensaciones de incomodidad.
  • Piel en calma y joven durante más tiempo.
  • Defiende la piel del envejecimiento cronológico y del inducido por la radiación solar conservando su aspecto juvenil y sano por más tiempo.

Ahora que ya conoces todos los beneficios de los antioxidantes en tu piel, regálale años a tu piel y consigue una piel rejuvenecida, sin arrugas, elástica y resplandeciente.