Para qué sirve el ácido glicólico

El ácido glicólico es un componente muy apreciado en cosmética por su efecto exfoliante y por su implicación en la regeneración celular en las capas más profundas de la piel. Se emplea también en tratamientos de afecciones cutáneas como la piel seca o la hiperpigmentación, y ayuda a combatir los signos de la edad al estimular la producción de colágeno. 

Esta sustancia se encuentra presente de manera natural en algunas frutas y en otros productos como la caña de azúcar, aunque para beneficiarte de sus efectos debes utilizar la concentración adecuada. 

De todo ello te vamos a hablar en este artículo, en el que nos centraremos en las propiedades del ácido glicólico, en los beneficios que puede proporcionarte en la piel y en cómo utilizarlo.

¿Qué es el ácido glicólico?

El ácido glicólico es un exfoliante inmediato que cuenta con un pequeño tamaño molecular gracias al cual penetra en profundidad en la piel y elimina las células muertas sin dañarlas, impulsando el proceso de regeneración celular. 

La intensidad y profundidad de la exfoliación está supeditada a su concentración y al tiempo de exposición al mismo.

Si buscas una definición más técnica, diremos que es un alfahidroxiácido (AHA), esto es, un compuesto molecular hidrosoluble que se obtiene de algunas frutas, de azúcares de la leche y de otros productos naturales como el azúcar de caña. 

Debido a este hecho que comentamos, se está convirtiendo en un ingrediente muy apreciado en la dermocosmética más innovadora, concretamente en productos con acción de peeling, incluso para las pieles más sensibles.

¿Para qué sirve el ácido glicólico y qué efecto tiene en la piel?

El ácido glicólico se utiliza en diferentes tratamientos de afecciones de la piel, además de como ingrediente para potenciar la limpieza y propiciar la renovación celular por su efecto exfoliante. 

Ayuda a combatir: 

  • La piel seca o xerosis –proceso por el que la piel pierde su hidratación–. 
  • Procesos de hiperpigmentación postinflamatoria, queratosis seborreicas y actínicas. 
  • Melasmas, verrugas. 
  • Recuperación de uñas estriadas, envejecidas o pigmentadas. 

Así las cosas, el ácido glicólico equilibra, renueva y recupera las pieles maduras, apagadas o que necesitan mejorar su textura. 

¿Cómo usar el ácido glicólico y aplicarlo paso a paso?

En cuanto a la forma de uso, puedes utilizarlo en estado puro o en soluciones cosméticas. Te recomendamos que si vas a usarlo directamente consultes con tu dermatólogo la cantidad adecuada para tu piel. 

Esto es importante, puesto que usar una cantidad inadecuada puede provocar enrojecimiento, sensibilidad a la luz, sensación de quemazón e incluso lesiones en tu piel.

En todo caso, presta atención a los siguientes pasos que vamos a compartir contigo para que apliques el ácido glicólico correctamente y minimizando riesgos. 

· Elige el producto que necesita tu piel

Este paso es más importante de lo que pueda parecer porque el éxito de los tratamientos faciales estriba en una correcta elección de los productos. 

Como ocurre con el retinol, la introducción del ácido glicólico, sobre todo si lo vas a emplear puro, debe ser paulatina. 

Puedes empezar haciendo una prueba de sensibilidad en algún lugar de tu piel como el reverso de la muñeca para descartar cualquier tipo de reacción.

Sea como sea, comienza con una concentración baja y úsalo una vez por semana. Así tu piel irá acostumbrándose poco a poco y vas a poder ir aumentando la frecuencia de acuerdo con tus necesidades.   

Nuestro consejo es que lo uses integrado en fórmulas equilibradas para hidratar, regenerar y purificar tu rostro como nuestro Limpiador facial micelar nutritivo, que elimina eficazmente las impurezas y potencia la regeneración celular incluso en las pieles más sensibles. 

Limpiador facial micelar nutritivo

· Limpia tu piel

Este paso es obligatorio en la aplicación de cualquier tipo de tratamiento facial. 

Al eliminar las posibles obstrucciones de los poros y propiciar la microcirculación, cualquier principio activo va a penetrar mucho mejor. 

· Aplica el ácido glicólico

Aplica el ácido glicólico mediante ligeros toques suaves con la ayuda de la yema de tus dedos, o sírvete de un algodón o aplicador que mejor se adapte a la textura del producto que hayas elegido.

Evita la zona de los ojos, ya que puede irritarlos si entra en contacto con las mucosas. 

Es importante que antes de seguir con tus tratamientos faciales esperes a que penetre totalmente en tu piel. Este gesto preventivo te permite evitar cualquier tipo de reacción entre principios activos que pueda producirse.

Recuerda que si estás utilizando algún retinoide por la noche, la gran ventaja del ácido glicólico es que puedes usarlo también por las mañanas. 

· Añade una crema hidratante

En el caso de que hayas elegido aplicar el ácido glicólico puro, te recomendamos añadir una crema hidratante. Este pequeño gesto te va a permitir sellar el poro. 

En este sentido, es posible que te preguntes si se puede mezclar el ácido glicólico y ácido hialurónico. Debes saber que por un lado, el ácido glicólico funciona como un exfoliante y, por el otro, el ácido hialurónico cuenta con un importante efecto hidratante que hace que se potencien entre sí. 

De modo que si tu tratamiento habitual contiene ácido hialurónico, lo puedes seguir utilizando aunque incorpores el ácido glicólico a tus cuidados.

· Utiliza un protector solar

Si vas a exponerte a la radiación solar, el último paso es aplicar un protector para evitar que los rayos ultravioleta degraden las células de tu piel. 

Además, los expertos señalan que las estaciones influyen en el nivel de tolerancia a la radiación solar, sobre todo, en lo que incumbe a las pieles sometidas a tratamientos exfoliantes. 

Ante este hecho, el uso de un protector solar es obligatorio para asegurar la protección necesaria.    

¿Cuándo se puede usar el ácido glicólico?

Tal y como hemos compartido contigo, este es un ingrediente eficaz en limpiadores, aguas micelares, exfoliantes y en tratamientos hidratantes profundos, por lo que si quieres saber cuándo puedes usarlo, la respuesta depende del tipo de producto con ácido glicólico que elijas. 

Por ejemplo, si vas a introducirlo en tu rutina facial pura, debes aplicarlo con la piel limpia y antes de tu sérum o crema hidratante, aunque también puedes beneficiarte de sus bondades en formulaciones dermocosméticas equilibradas que actúan a varios niveles. 

De hecho, esta ha sido una de las razones por la que lo hemos incluido en nuestra Terapia de hidratación intensa que hidrata durante 24 horas, calma las rojeces de tu piel y actúa sobre la flacidez, proporcionándote una gran sensación de confort. Puedes ponerla en práctica por las mañanas tras la limpieza de tu rostro.

Cuándo se puede usar el ácido glicólico

Sea como sea, el ácido glicólico ofrece muy buenos resultados en pieles con acné, participando en la prevención de brotes. Igualmente, es muy útil para reactivar pieles maduras o que requieran mejorar su textura y recuperar la luminosidad.

Llegados a este punto, recuerda que si padeces de cualquier afección de la piel, como acné infeccioso o queloides entre otras, es recomendable que busques el asesoramiento de un dermatólogo antes de utilizar cualquier tipo de producto en tu piel. 

Otra de las preguntas más comunes que nos llegan es cuánto tarda en hacer efecto el ácido glicólico. 

Los primeros efectos de su uso comienzan a notarse a partir de las dos semanas, aunque todo depende del nivel de concentración y del método que hayas seleccionado para su aplicación.

¿Para qué tipo de pieles está recomendado?

El ácido glicólico está recomendado para pieles normales, mixtas y grasas, ayudando a equilibrar las descompensaciones cutáneas y propiciando la regeneración celular. 

Compartimos contigo algunos ejemplos en la siguiente tabla: 

Tipo de piel Efecto del ácido glicólico
Acneica Ayuda a eliminar las células muertas, purifica la piel y acaba con los poros obstruidos
Madura Mejora la textura de la piel y propicia la regeneración celular
Hiperpigmentada Atenúa las manchas de la piel y unifica el tono
Grasa Regula el sebo y  limpia los poros

En lo que respecta a las pieles sensibles, no tienes que renunciar a las propiedades y beneficios que te ofrece el ácido glicólico. 

En el caso de que tu piel sea sensible y reactiva, consulta con tu dermatólogo si puedes incorporar este ácido en tus cuidados. También puedes realizar una prueba en una pequeña área de la piel y comprobar la reacción.

Propiedades y beneficios del ácido glicólico para la piel

Su gran versatilidad responde a las muchas propiedades del ácido ácido glicólico. Te enumeramos algunas de ellas: 

  • Penetra fácilmente y de manera eficaz en los estratos más profundos de la piel gracias a su pequeño tamaño molecular por lo que se ha convertido en un agente ideal en los peelings de efecto cosmético y terapéutico. 
  • Estimula la síntesis de colágeno, ácido hialurónico y fibroblastos. 
  • Cuenta con propiedades antiinflamatorias, queratolíticas y antioxidantes lo que justifica su uso en diferentes fórmulas cosméticas. 
  • Ayuda a prevenir la fotocarcinogénesis o cáncer de piel por exposición a la luz solar al reducir la hiperpigmentación.

En lo tocante a los beneficios del ácido glicólico para la piel son muchos. De hecho, incorporando el ácido glicólico de manera regular a tu día a día te beneficias de los siguientes efectos: 

  • Disminuye las arrugas y los signos del envejecimiento.
  •  Reduce pigmentaciones, cicatrices, lesiones leves, y manchas.
  • Minimiza los poros dilatados.
  • Afina la piel. 
  • Es un antiinflamatorio y bactericida eficaz contra las lesiones del acné.
  • Estimula el metabolismo celular incrementando la hidratación cutánea.
  • Regula la secreción sebácea. 

Uno de los factores que debes priorizar a la hora de elegir productos con ácido glicólico es su calidad y su concentración, puesto que tal y como te hemos avanzado, en cantidades demasiado elevadas puede ser contraproducente. 

En Atashi hemos desarrollado una serie de productos enriquecidos con ácido glicólico tanto con efectos hidratantes como purificantes, como la Crema Renovadora Antiedad con ácido glicólico liposomado, penetra en todas las capas de la piel suavizándola. Además, junto con la Creatine y la Vitamina E, aportan la energía necesaria que necesita para frenar los signos del envejecimiento.

¿Qué productos utilizar después del ácido glicólico?

Tal y como te hemos avanzado hace unas líneas, tras la aplicación del ácido glicólico es preciso que añadas 2 pasos ineludibles

  1. 1Una crema hidratante. 
  2. Un protector solar. 

En lo que concierne a la crema hidratante y/o suero que puedes aplicar después del ácido glicólico toma nota de las siguientes combinaciones que proponen los expertos en dermatología consultados: 

  • Ácido glicólico y vitamina C. Aplicar un suero o loción con vitamina C protege tu piel de la acción de los radicales libres por su efecto antioxidante.
  • Ácido glicólico y ácido hialurónico. Si añades una crema hidratante con ácido hialurónico vas a propiciar la retención de humedad y la producción de colágeno y elastina. 

¿Se puede combinar ácido glicólico y retinol?

Es posible que te preguntes si puedes combinar el ácido glicólico y el retinol. En cuanto a este punto en particular, es necesario evitar el uso simultáneo de estos componentes para no favorecer el riesgo de padecer sequedad en la piel o incluso una reacción inflamatoria. 

En lo que respecta a la diferencia del ácido glicólico y el retinol radica en su naturaleza y mecanismo de acción.

  • Ácido glicólico. Es un derivado de la caña de azúcar y actúa como un exfoliante químico especialmente indicado para pieles acneicas o que necesitan mejorar su textura. 
  • Retinol. Es un derivado de la vitamina A que promueve la renovación celular y la producción de colágeno. Ofrece grandes beneficios a las pieles maduras, con signos de fotoenvejecimiento y/o con hiperpigmentación.

Una manera de combinarlos es introduciendo uno de ellos de manera progresiva y, cuando la piel ya se haya acostumbrado a este ingrediente, comenzar incorporando el otro, poco a poco y con mucha precaución, puesto que se trata de productos irritantes. 

Sin embargo, sí puedes utilizar el ácido glicólico con otros alfahidroxiácidos (AHAs) como el ácido láctico, o betahidroxiácidos (BHAs) como el ácido salicílico. 

En cualquier caso, recuerda que antes de combinar diferentes AHAs o BHAs es siempre recomendable que busques el asesoramiento de un profesional.

Cosméticos con ácido glicólico

Llegados a este punto, ya puedes deducir que las propiedades y beneficios del ácido glicólico lo convierten en un ingrediente presente en múltiples cosméticos enfocados a recuperar, renovar y equilibrar la piel. 

Hemos compartido contigo a lo largo de este artículo algunos ejemplos de las formulaciones que hemos desarrollado en Atashi con ácido glicólico como cremas limpiadoras y tratamientos faciales.

También es habitual encontrarlo en otros productos como toallitas limpiadoras, tónicos, exfoliantes y geles purificantes multiactivos. 

Por ejemplo, en nuestro Radiant Instant Skin Antifatigue Flash Peel Glycolic combinamos el efecto flash que proporciona la exfoliación del ácido glicólico con la acción regeneradora del Ácido Hialurónico Concentrado.

Farmacéutica Licenciada por la Universidad de Alcalá de Henares, con más de 25 años de trayectoria profesional y de gran autoridad en el sector de la belleza saludable. Especialista en la conceptualización, investigación y desarrollo de productos en la industria dermofarmacéutica y nutricosmética para el cuidado y salud de la piel. Apasionada de la industria dermofarmacéutica, es miembro del Claustro de Profesores del Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica (CESIF).